Nuestros derechos terminan donde sus leyes germinan


Los comportamientos, concepciones, e ideales, están intrínsecamente ligados a nuestra naturaleza cultural, a nuestra cosmovisión, que muchas veces han sido contrapuestas pellorativamente ante el mundo occidental.

Si bien nuestro gran referente de normas que avalan la composición social en base a las concepciones humanas, es el derecho Romano; histórico patrón civilizatorio, y muestra evolutista, No justifica olvidar que es impositiva, y que históricamente la sociedad romana, se atribuyó presisamente por la fuerza.Por lo tanto nuestra independencia de normas, leyes, artículos, códigos, disposiciones en general; de la creación de un derecho positivo coherente a nuestros modos distintos de percibir nuestras condiciones naturales; se ha transgredido coercitivamente junto con nuestros pueblos y culturas, que por años han guardado en su concepción un acallado concepto integral de derechos propios.

Por lo que es preciso dejar en claro que no todo lo que plantea una ley es necesariamente justo; ya que sus discursos están ya atravesados inevitablemente por el poder, y este ha sido y será miel de la concupiscencia convirtiendo a los individuos en objetos de la voluntad de quienes estén en el poder.Las leyes se naturalizan sin argumentos naturalesEn nuestros tiempos se hace cada vez mas difícil identificar, percibir lo positivo impuesto, de lo natural propio, de este último, quedan tan solo ciertos rastros en los instintos emocionales, subjetivos; el medio y la funcionalidad de su sistema ha arraigado ese lado humano, transformando e ignorando su reconocimiento, y en el caso de reconocerlo, se lo toma en cuenta para su condena, sanción y castración.

Todo pueblo persigue la realización de sus ideales, y es en base a estos que se debe plantear sus códigos sociales, en nuestro caso latinoamericano, es preciso replantearse, sus códigos para dar apertura a las innumerables perspectivas, ancestrales, y aquellas que pertenecen a los procesos de los nuevos tiempos.

jueves, 9 de julio de 2009

Elementos para una ley de comunicación democrática.

El Ecuador se encuentra en una encrucijada institucional que abarca todos los ámbitos de la vida social, política, institucional y económica del país. En el caso de la comunicación hemos visto como paulatinamente van saliendo a la palestra pública conceptos que han sido olvidados por los medios de comunicación, pero que sin embargo son sumamente necesarios para iniciar un debate serio en torno a la construcción de reglas, lineamientos, y en consecuencia leyes que de alguna forma logren organizar el gran espectro de actores sociales que conforman el mega espacio de la comunicación social.
Para poder iniciar el debate en torno a la comunicación, debemos realizar un breve repaso sobre lo que ha sido la vida pública de ésta en por lo menos las dos últimas décadas y realizar un pequeño estudio comparativo que nos permita ver en concreto que ha sido de los medios y que es de ellos en la actualidad. Por un lado, durante mucho tiempo no se debatió sobre la validez o no de ciertos conceptos fundamentales para la comunicación, como son la libertad de prensa, de información y de expresión. Por lo general este tipo de conceptos no son fáciles de dilucidar, pues por su similitud lingüística con frecuencia se piensa que llegan a significar lo mismo, mas no es ni ha sido así.
La Declaración Universal de Derechos Humanos Art.- 19 reconoce el derecho a la libertad de expresión y de pensamiento a los ciudadanos del mundo en general; así la Constitución Política de la República del Ecuador en el Capítulo Segundo, Sección Tercera: De la Comunicación Social, reconoce así mismo una serie de derechos que son fundamentales y garantías al mismo tiempo para todos los ecuatorianos sobre lo que debería ser una comunicación social libre, participativa, incluyente, democrática, veraz, informada. Y es sobre esta base constitucional que se requiere una legislación secundaria que se traduzca a su vez en leyes, que se encarguen de regir y trabajar sobre la comunicación social, sobre sus actores, sobres sus benefactores, y los públicos.
La democracia y la comunicación social.-
A lo largo de todos estos años, los estudios sobre la comunicación social han demostrado que la existencia de medios de comunicación es una parte fundamental que garantiza la existencia de un estado de derecho que sea primordialmente democrático. Frente a este panorama es necesario investigar con un cierto nivel de profundidad los intereses de los actores que son parte de este espacio de la vida social de un país.
Como dijimos anteriormente, durante décadas los medios de comunicación tradicionales y los grupos de poder a los que se pertenecen, han visto su poder afianzado en la vida política del país independientemente de quiénes sean los gobernantes. La tómbola en la que se convirtió la democracia no ofrecía garantías que impidan a los grupos de poder tener injerencia directa sobre quienes eran parte del gobierno y de ésta forma, las elecciones pasaron a convertirse en una hipódromo en donde los apostadores eran esencialmente los grupos de poder.
No hace falta recordar casos patéticos como el Banco del Progreso de Aspiazu y sus estrechísimos vínculos con el gobierno de Mahuad, y las vergonzosas marchas en Guayaquil junto con Nebot y Febres Cordero. De todas formas, lo que aquí si se quiere recordar es los vínculos que tuvieron grupos económicos como el Isaías con medios de comunicación, Gamavisión, Telecentro (TC), Radio Latina, TV CABLE, etc.
Ignacio Ramonet se refiere a los medios de comunicación y los periodistas como los “guardianes de la democracia” en el sentido de que siendo éstos independientes de cualquier poder, sea éste económico, político, institucional o no; de una u otra forma cumplen un rol fundamental el momento de poner en evidencia los juegos que se ecuentran tras el poder. Y se refiere a la independencia de los medios de comunicación como algo fundamental el momento de realizar unvestigaciones que de alguna forma lleguen a comprometer a los actores políticos con temas fundamentales.
Así mismo autores como Daniel Villoro, Luis Ramiro Beltrán, defienden a ultranza la independencia y la importancia de los medios en la sociedad actual, y se han dado pasos en América Latina que de alguna forma apuntan a fortalecer este proceso; por ello se hace fundamental al hablar de leyes y normas para la comunicación hablar de democracia en la comunciación, en los medios y de ampliar las libertades que hay en este espacio.
La Nueva Ley de Comunicación Social del Ecuador.-
En este contexto, La Constitución Política de la República del Ecuador, de alguna forma presiona para que en nuestro país se de un reordenamiento político-institucional, que permita a nuevas fuerzas y actores sociales emerger y ser parte de la vida socio-política de la nación. Por ello, el reordenamiento institucional, el debate generado a partir de la confrontación entre medios de comunicación que representan a viejos grupos de poder (no a los nuevos, que también los hay y que también se acomodan al nuevo marco institucional) sobre la “libertad de expresión”, poco a poco nos va llevando a la creación de normas, reglas, leyes y códigos que permitan ordenar el marco institucional de la comunicación.
Algunos de los elementos que deben ser considerados en la nueva propuesta de comunicación socialy que han sido debatidos por algunos sectores de la sociedad civil, aglutinados en torno a CIESPAL, el Foro de la Comunicación, y otros, consideran de suma importancia los siguientes puntos fundamentales para construir una Ley de Comunicación democrática:

• Debe tener al ser humano como principio y fin
• Ser absolutamente respetuosa con los Derechos Humanos
• Fomentar el pluralismo
• Considerar la interculturalidad, diversidad cultural y social
• Garantizar la igualdad de acceso e igualdad de oportunidades
• Tener la transparencia como fundamento transversal
• De calidad
• Prohibir la confrontación
• Prohibir la censura
• Garantizar la Inclusión
• Fomentar la integración regional
• Trabajar en pro de la sostenibilidad
• Descentralización
• Género
• Debe ser equitativa
• Promover una ciudadanía comunicativa
• Entender que todos somos parte
• Debe ser parte de un amplio y democrático debate
• Garantizar una vida digna
• Trabajar en pro de la solidaridad
• Fortalecer una nueva institucionalidad
• Garantizar y fomentar el acceso, producción y su de conocimiento.

Por otro lado, la construcción de una nueva Ley de Comunicación, no debe pasar por alto los enormes intereses políticos y económicos que se encuentran por ejemeplo en la conseción de frecuencias para radio y televisión. Si revisamos a breves rasgos la Ley Especial de Telecomunicaciones de 1992, encontramos enormes ventajas a los medios de comunicación que se encuentran en capacidad de cumplir ciertos requisitos que para los medios de comunciación pequeños resulta sencillamente inposible, el Cap II de dicha ley comprende la existencia de tarifas que deben ser pagadas por los medios de comuniación, la una que es de atención prioritaria por parte del Estado y comprende frecuencias que se encuentran en las principales ciudades del país, y tarifas por concesiones “populares” dedicada a los medios de comunicación de ciudades pequeñas, periféricas y que no tienen o representan un peso en términos de medios de comunicación, o de asociaciones de medios.
Acorde y con lo que dicta la Constitución Política del Estado el uso, administración y usufructo del espectro radioeléctrico es una competencia del estado y ello debe surgir sobre la base de una serie de políticas públicas en comunicación, para ello, se deberían realizar un plan de medios, en el sentido de que se vuelve indispensable coordinar adecuadamente la concesión de frecuencias a los medios de comunciación. Es, al mismo tiempo importante señalar que las políticas públicas han sido en la actualidad fuertemente impulsadas desde el gobierno de tal forma que la Auditoría de Frecuencias que se está realizando devela que en muchas ocasiones los vínculos entre los medios de comunicación y los grupos de poder generaban un oligopolio que impedía fortalecer la democracia persé, pero también el surgimiento de nuevas alternativas en medios de comunicación.
Considerar una nueva Ley de Comunicación, implica así mismo, considerar las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC's), que implica en última instancia coordinar con todos los actores de la comunciación una ley que los incluya en todos los campos. Queda claro, que no es posible hablar de comunicación si es que antes no se tienen claros a los actores, en consecuencia, garantizar y democratizar los medios, el acceso a la información y el conocimientos, es más que mera retórica, se convierte en parte esencial de la comunciación, una comunicación holísitca, incluyente, diversa. Históricamente ha sido más que evidente que la retórica da votos, pero la política los quita; así que considero que es una oportunidad única, dentro del nuevo marco institucional para que todos los actores se pronuncien. La diversidad en la comunicación es evidente, no se puede ocultar el sol con un dedo, pero más allá del reconocimiento, hay que dar pasos en firme, así por ejemplo, si se habla de sociedades virtuales, se deben fortalecer, o al menos establecer las pautas posibles que permitan a los actores sociales que se comunican en esta realdiad, fortalecer sus instituciones y sus organziaciones locales, ello va más allá de la retórica, pero requiere así mismo un fuerte componente técnico y conceptual que facilite este trabajo.
Como consecuencia del punto anterior, debemos mencionar como indispensable una ley que reconozca las diferentes formas de ejercer la comunciación y también el periodismo, como se mencionó hace un momento, hay diferentes actores en la comunciación, los comunicadores y los periodistas son uno de ellos. Es importante recalcar este punto, pues hay muchas formas de ejercer el periodismo; ahora vemos que la tecnología y el avance de la ciencia nos proporciona herramientas que nos permiten comunicar e informar de manera casi momentánea cosas que pueden ocurrir en un lugar recóndito de la patria. El periodismo digital hace uso de una serie de elementos que casi son de dominio público, skype, msn, en ocasiones el mentado blackberry se vuelve una herramienta de trabajo, sin embargo, esta forma de periodismo, como las otras debe regirse a un código de ética, moral, y por supuesto legal. Como es relativamente una nueva forma de hacer periodismo, debe ser considerado en una Ley de Comunicación.
Finalmente, es necesario decirlo, la comunicación representa cada vez a más actores políticos, no es por ningún lado una herramienta ajena a las realidades, no es de ninguna forma positivista, aunque se la quiera ver desde esta perspectiva, mas, debe decirse que sí es un elemento fundamental para la existencia de los estados. Con ella y los medios de comunicación se ha podido en ocasiones, defender la democracia de todos aquellos que la han amenazado, y también se ha hecho uso de ella para defender intereses particulares muy concretos y a la vez muy dañinos para las sociedades. Debemos pues, considerar todos estos y muchos más aspectos el momento de elaborar una Ley de Comunicación que regule a todos los actores que somos parte de este proceso.
Bibliografía:
• Ignacio Ramonet, “La Tiranía de la Comunicación”, Paris 1999
• Hacia La Construcción Democrática de la Ley de Comunicación en Ecuador, Ciespal, Quito, 2009
• Ley Especial de Telecomunicaciones y su Reforma; Ley No. 184 Registro Oficial No. 996 10 de agosto de 1992
• Romel Jurado Vargas, “Propuesta Metodológica para la Elaboración de la Ley de Comunicación”, APC-CILAC/Red Andina-TIC, Quito, 2009
• Romel Jurado vargas, “Proyecto de Comunicación Para la Influencia, Interrelación de Incidencia, Difusión e Investigación Através de la Construcción de una Red de TIC Para el Desarrollo en la Región Andina, América Latina (CILAC-Región Andina)”, CIESPAL, Quito, 2009
• Constitución Política de la República del Ecuador 2008

lunes, 6 de julio de 2009

Reconocimiento y Democracia

Para entender el reconocimiento dentro del un estado de derecho es preciso entender la filosofía política actual donde, desde el final de siglo pasado, existe un reemplazó la categoría de la justicia por la del reconocimiento., transformando el paradigma.

Significando un movimiento recíproco, pues une y ata a la vez el hecho de reconocer con el ser reconocido, y viceversa.

Reconocimiento, parte de un concepto jurídico. En la sociedad burguesa llega a equiparar al principio de igualdad. Para Kant, el derecho es la condición por la cual la libertad del uno es compatible con la libertad del otro, lo que implica un reconocimiento del otro como -por principio- igual a mí, equivalente y de la misma categoría. Por lo que crea y parte de las concepciones morales.

Habermas nos presenta el reconocimiento mutuo como el núcleo del Estado de Derecho democrático, por que solo en las condiciones de igualdad se puede manejar un reconocimiento equitativo, porque solo las condiciones simétricas de reconocimiento aseguran igual respeto a cada uno.
Taylor, subraya la eminencia política del reconocimiento al remitirnos a las demandas de minorías o grupos subalternos (second-class citizens) o a cierto tipo de feminismo. Insiste en que el no-reconocimiento no es solo la falta de cortesía que debemos al otro: reconocimiento es una necesidad vital. La antropología que fundamenta su reflexión nos hace ver al hombre como un ser dialogal. Un rasgo crucial de la vida humana.

La autonomía ciudadana es la condición moral y política para que los ciudadanos puedan “ponerse de acuerdo sobre los aspectos relevantes bajo los cuales lo igual ha de tratarse de forma igual y lo desigual de forma desigual” , por lo que en este aspecto las cosmovisiones, la dirección de los modelos de desarrollo plantean un campo de difícil acceso, por que el modelo sin una participación común no se convierte en colectiva por lo tanto tampoco sus derechos, y queda relegados grupos, e identidades que crean esta lucha, para su reconocimiento e incidencia de un modelo impuesto, y en el presente donde la democracia implica la mayoría gana, siempre los grupos minoritarios se marginan, cuando el reconocimiento humano no se da por la cantidad a la que se representa, sino por el motivo valedero y único de humanidad.

martes, 30 de junio de 2009

...moral???!!

Cuando decimos que los derechos terminan donde empiezan los derechos de los demás, la moral interviene, determinando hasta donde creo yo que esos derechos están, la lucha entre esas dos vocecitas que algunas veces los medios nos las representan como nuestros ángeles o nuestro demonios, que ahora se visten de varios colores en nuestra mente ya que, nuestros pensamientos, como nuestras actitudes están televisivamente determinada, incluyendo nuestra moral, creo que solo nos falta que salgan literalmente corazones de los ojos y que nuestros pensamiento se reflejen en burbujas, ya que de hecho ahora nuestro tiempo necesita de varios cortes comerciales para no cansarnos, y que hacemos en nuestros cortos… consumir . Hasta los recuerdos creo que ahora salen en blanco y negro.

Pero bien sin alejarnos mucho de la moral nos damos cuenta que claramente los medios determinan nuestros ángeles y demonios internos, un clarísimo ejemplo son los recientes bombardeos publicitarios de campañas electorales, donde moralmente se ve justificada la campaña sucia que jugaron todos los candidatos, naturalizando el hecho de que aparecieron nuevos modelos de campañas publicitarias, y a la mayoría de la población le pareció normal y corriente estos acostumbrados eventos, fenómeno claramente reflejado en la gran cantidad de votos que obtuvieron los candidatos de las mas sucias campañas.

Así esta moral colectiva se intenta formar, no tanto para el respeto de los demás por que creo que la parte humanizada de nuestro ser, sabe cuando se cruza esa línea entre el derecho y el irrespeto, más bien opino que esta moral televisada, alimentada y controlada por los mismos; forma parte fundamental de la homogenización de la sociedad con simples y vanos fines de producción capitalista ambiciosa.

Así que cuando hablamos de moral en una sociedad como la actual hablamos de una mentira tan grande como la religiones, ya que creo (mi criterio personal) que todas se basan el mismo principio de moral homogenizante, para una mejor y mayor retribución, económica y material, donde la retroalimentación espiritual se convierte en una magnifica mentira discursiva como la moral de la que hoy hablamos.

Pero bien, como en todo proceso de cambio existe la resistencia, Aquí estamos y resistimos para que este proceso de cambio degradante de involución se revierta y podamos vivir algo mejor.

entendiendo los discursos... chapultepec

Para entender mejor el discurso d la declaración de Chapultepec, hay que entender que los discursos camuflan y manejan los verdaderos intereses, para entender la declaración de Chapultepec, hay que conocer quienes están detrás de este discurso, los dueños de los más grandes medios de comunicación mediática latinoamericanos, que tras el discurso de libertad de prensa esconden la libertad de tergiversación de la información.
Donde el papel de los medios y sus supuestos derechos relegan los derechos del resto a comunicar, donde tan solo quienes puedan poseer un medio son quienes tienen el poder de la palabra, y nadie pueda cuestionarlos, escudándose en el pueblo al que victimizan para victimizarse ante el estado.
“La práctica democrática debe reflejarse en instituciones modernas, representativas y respetuosas de los ciudadanos; pero debe presidir también la vida cotidiana. La democracia y la libertad, binomio indisoluble, solo germinarán con fuerza y estabilidad si arraigan en los hombres y mujeres de nuestro continente.”,
A pesar de que la retorica suene democrática, esta dando el poder y la prioridad a los medios, a las instituciones representativas, dejando de lado el poder de la comunicación participativa, comunitaria, es bastante difícil para los medios comunitarios, puedan subsistir con la lógica de competencia ante la lógica de participación y comunicación para una construcción social integral.
Medios privados no es garantía de autonomía en el manejo de la información, mas aun cuando los medios estén ligados a la banca…que independencia, que imparcialidad puede tener??
Visto desde esta perspectiva, es necesario impedir por medio de un organismo jurídico, legal, la manipulación de la información, garantizar la comunicación de aquellos que no tienen medios, regular las frecuencias, a lo que la declaración de Chapultepec se opone, por que va en contra de su dominación mediática, así que lo esconden en una lucha mal llamada de “libertad de expresión” que se resume en decir lo que se les da la gana, sin importar las consecuencias y repercusiones sociales que pudiesen tener.
La simetría entre estos intereses plasmados en esta declaratoria se reflejan también en el código de ética profesional del periodista donde los únicos facultados a ejercer la comunicación, mas no a garantizarla son los periodistas, y quienes tengan una voz que necesite ser escuchada quedara ahogada entre los grandes medios que se ufanan de libertad de expresión, cuando estos medios son quienes mas reprimen la creatividad de sus reporteros y comunicadores internos, secuestrando la verdadera voz popular.
Nosotros los estudiantes, los principiantes en los medios somos quienes con nuestras utopías en la cabeza, pagamos la novatada, al creer que la libertad de expresión se ejerce en los medios, cuando nos enmudecen, cuando un programa despectivo reemplaza a uno cultural, cuando nuestros escritos y reportajes son desechados, y reemplazados por una nota de farandula, eso acaso representa la libertad de expresión?? …